Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Destacados

Información General

 

EL ADMINISTRADOR DE FINCAS, UN PROFESIONAL AL SERVICIO DEL PROPIETARIO,
DE SU COMUNIDAD Y DE LA SOCIEDAD

 

Si todo ciudadano tiene derecho a una vivienda digna, también tiene derecho que la persona que se la gestiona sea digna.

¿Quién es el mejor cualificado para esa gestión digna?.

 El Administrador de Fincas.

 Las fincas son como pequeñas empresas que hay que gestionar y mantener. De una buena gestión influirá positivamente en su conservación.

Gestión experta y profesional,  garantía de éxito

Son muchas las funciones a las que se enfrenta en su trabajo el administrador de fincas. Como gestor de múltiples servicios, este profesional requiere de una amplia formación legislativa y humanística que le capacita para resolver los conflictos en las relaciones vecinales.

Consciente de que cada comunidad está formada por personas muy heterogéneas, busca acuerdos y consensos que repercutan en beneficio de toda la comunidad a la que representa. Tarea que no siempre es fácil y para ello la independencia del profesional es fundamental. Sujeto a las normas colegiales, el administrador de fincas es el encargado de gestionar los elementos comunes de las comunidades de propietarios y los bienes inmuebles propiedad de terceros en aplicación de las leyes de Propiedad Horizontal y Arrendamientos Urbanos y Rústicos.

Para este cometido, se forma en cuestiones inmobiliarias desde el punto de vista jurídico, económico, sociológico y técnico, materias necesarias e imprescindibles para la administración de fincas y la intermediación inmobiliaria. 

El administrador de fincas es gestor de patrimonios inmobiliarios urbanos o rústicos; es gerente que realiza el seguimiento y control de proveedores, averías, seguros, bancos, ayuntamientos, etc pactando las mejores condiciones para la propiedad; y es asesor en temas inmobiliarios, alquileres, antenas, seguridad, etc.  Actúa también como mediador, custodiando la documentación del arrendador o de la comunidad, dando fe de los acuerdos o posibilitando su aplicación con criterios profesionales, de forma ágil y eficaz. Y por último,  la gestión económica.

El administrador gestiona el día a día de las relaciones vecinales, actuando muchas veces de árbitro, conciliador y moderador y nutriéndose de los problemas que surgen cada día en una comunidad de vecinos para darles solución. No importa el tamaño ni el número de vecinos. Las incidencias que pueden ocurrir en una comunidad de cien viviendas, son las mismas que las que se producen en una gran superficie, o las que ocurran en una de cuatro. 

Cada vez es más abundante la Propiedad Horizontal y cada  casa vendida tiene su Comunidad de Propietarios (22.000.000 de viviendas en España).

Por ello, el administrador de fincas es una pieza clave en cualquier comunidad.

Esta profesión, ha recibido un gran impulso en los últimos quince años gracias al alto nivel de formación que se les exige,  y ello permite dar respuesta a una necesidad tan vital de las personas como es tener una vivienda, y del desarrollo de sus funciones potencia la calidad de la convivencia.

Nuestra profesión  es cercana a la sociedad. 

A través de este escrito, dejaremos patente la sensibilidad que los Administradores con los ciudadanos y sus problemas, en todo lo referente a vivienda, justicia, sostenibilidad y medio ambiente. 

No aburriremos al lector enumerando los distintos datos que pueden obtenerse de cualquier estudio de población ó los comunicados del Instituto Nacional de Estadística. 

Sólo decir que somos   46.000.000 de españoles y en Asturias 1.100.000.


15.000 despachos de Administradores de Fincas de toda España

350 despachos de Administradores de Fincas en ASTURIAS.

Eso nos da idea del volumen de relación poblacional que tenemos...tanto como el personal sanitario...¿ no tenemos responsabilidad?. 

¿Cómo ayudamos a la sociedad y sus ciudadanos?

1. Fluidez en la Justicia : al mediar en los conflictos vecinales buscando llegar a consensos extrajudiciales en aras de la buena convivencia vecinal, con el consiguiente fomento de la paz social,

 disminuyendo el coste de la administración de justicia en los tribunales

2. Seguridad: Buscamos que los edificios cumplan las normas de seguridad que aconseja la respectiva normativa, favoreciendo la seguridad física de las personas y de los bienes de los usuarios.

Buscamos acuerdos que cumplan las diferentes leyes en materia de prevención, concienciando a los usuarios sobre su necesidad y riesgos.

Informamos sobre planes de evacuación de incendio, rescate de ascensores, etc.

Por tanto, no sólo se busca el cumplimiento de la legalidad que indirectamente sembramos sino que buscamos la concienciación de esa necesidad, porque el objeto de la norma,

  Salvar vidas y preservar los bienes

3. Todos los convenios y pactos con los distintos proveedores han buscado el abaratar los costes de los ciudadanos.

√  Creamos y generamos  empleo:  Nuestra labor cotidiana exige intervención de otros profesionales: administrativos, contables, economistas, abogados, electricistas, fontaneros, albañiles, carpinteros, pintores, carteros, decoradores, publicistas, arquitectos, arquitectos técnicos, empresas de protección de datos, alquileres de salas de juntas, empresas de prevención de riesgos laborales, constructores, empresas periciales, jardinería, piscinas, limpieza, abrillantadores, ascensores, elevadores, marmolistas, ceramistas, cerrajerías, empresas de contadores, mantenedores de calderas, antenistas, aforadores, floristerías, empresas de vigilancia, serenos, ferreterías, empresas de asfaltos, salvamentos...etc. Compañías de seguros, de corredores, peritos, topógrafos, ingenieros, ing. técnicos?, auditores, registradores, notarios, entidades bancarias, compañías telefónicas, aseguradoras, alicatadores, climatización, insonorización, gasóleo, calefactores, luz y gas, imprenta, servicios informáticos, empresas de formación. Etc

 

Buscando en las mismas el cumplimiento de todas las normas legales inherentes. Por tanto, contribuimos a la transparencia económica del mercado económico y  evitando el fraude.

Del más grande al mas pequeño le generamos empleo. Por tanto creamos riqueza

√     Prevención medioambiental: Cumplimos normativas y orientamos sobre consumo sostenible, reciclaje de residuos, reducción de los distintos consumos, energías alternativas, temperaturas de calefacción y refrigeración, envolventes térmicas, contabilización del agua fría y caliente, contaminación acústica, limitación de la demanda energética, bienestar térmico, optimización de la luz natural, vertidos ilegales, uso racional de la energía en los edificios, etc. contribuyendo a la concienciación social del entorno

 

Fomentamos el cuidado del planeta

√    Función social de ayuda a la población de la tercera edad, en la información y gestión de las ayudas inherentes a la vivienda. Canalización de sus demandas hacia los departamentos sociales adecuados. Contacto con familiares. Como parte del trabajo que gestionamos al estar en contacto con una población tan variada en edad.

De nuestro congresos y encuentros nacionales y reuniones provinciales, surgen nuevas ideas para el bienestar de los ciudadanos: agilidad en la supresión de barreras arquitectónicas, fluidez en la ejecución de acuerdos...que pondremos nuevamente en la mesa parlamentaria, dado que son inquietudes sociales que buscan tener solución

√  Labor divulgativa social de la L.P.H en los medios de comunicación, especialmente en la radio , aclarando  todas las dudas inherentes.

Prueba de ello fue el premio otorgado por la Asociación de Telespectadores y Radio oyentes de Asturias, del programa radiofónico " VIVIR EN COMUNIDAD" de la COPE premiado en su   IV edición, del año 2000.

Es un galardón para aquellos espacios o personas que con más eficacia colaboran en la tarea de dignificar los contenidos de la radio y televisión del ámbito del Principado de Asturias.

No solo se reconoce al Colegio por su labor informativa sino que hace mención a algo tan importante como...  " el esfuerzo por fomentar la convivencia pacífica de los vecinos" .

E intervenciones en todos los distintos medios de comunicación, que nos convocan.

Todo sin lucro alguno.

Como se puede deducir de todo lo expuesto, el profesional aislado no tiene tiempo material para cubrir todas las necesidades que genera esta profesión, de ahí la necesidad de tener apoyo "......colegial....", para mantenerse informado, formado y actualizado en todos los contenidos que la profesión exige: adecuaciones eléctricas, tributarias, contratos, prevención de riesgos laborales, garantías, seguros, judiciales, viviendas sociales. Por ello damos formación, orientación,etc.

Recibimos la nuevas modificaciones de una manera ilusionante.

Casi con seguridad nos atrevemos a decir que será nuestra rampa de posicionamiento, porque nuestro modelo de colegio, es realmente válido y donde apuntalaremos la idea de nuestra labor social.

El colegio es el lugar de encuentro de todos los colegiados de Asturias.  Un lugar atractivo, moderno, abierto y participativo.  Dónde  se da respuesta a nuestras necesidades profesionales.

La nueva imagen corporativa, identificará, nuestra máxima de actualidad, nuevas tecnologías y presencia en la red de redes para uso y utilidad interna y social.

Esta prohibido hablar entre nosotros de crisis, de ello ya se ocupa el gobierno y los partidos. Es evidente que a nivel económico, algo sucede. Pero no es menos evidente que si trasladamos esa inquietud a nuestro trabajo y contactos diarios, no hacemos mas que acrecentar las dudas, la desconfianza y la apatía.

La incertidumbre da más ánimo para realizar una labor profesional impecable.

Todo suma. Así que aplicando formación, profesionalidad, cohesión, trabajo y seriedad, es la mejor receta válida frente al emocionante reto de la Ley ómnibus.

Estamos fuertemente concienciados en que ofrecemos un trabajo eficaz al servicio de nuestros conciudadanos.

Esta ley, permite soltar el lastre acumulado de años. La sociedad y el mercado cambia, cambia y cambia y nos modela a su antojo. El funcionamiento del año pasado, no tiene por qué serlo este.

El mayor grado de conocimiento de los ciudadanos en torno a un bien tan preciado como es la vivienda, obliga a ofrecer el servicio idóneo a cada necesidad.

La variabilidad de edad, formación, profesión, etc. de cada individuo dentro de la comunidad, genera que cada expectativa individual sea distinta. Sus preferencias y demandas.

Por ello, nuestro trabajo debe tener personalidad propia y no sea mera réplica de lo gestionado en otras viviendas. Cada edificio, como pequeña sociedad, tiene su propia dinámica.

Si la Constitución ampara el derecho a tener una vivienda digna,

Si la LOE nació para regular las exigencias básicas de calidad que deben cumplir los edificios,

Si la tener un hogar, es uno de los bienes mas preciados del ciudadano,

¿Cómo dejar que todo ello al final lo gestione un aficionado?

Evidentemente no somos una ONG, todo servicio debe cobrarse, el regalado tiene un valor sobreañadido que no aparecerá en ningún balance.

Por todo lo expuesto, nos sentimos más que cargados de razones para creer que somos necesarios y que cumplimos la necesidad de la continuidad de la obligación de la colegiación.